¿Partidocracia más que democracia en España?

Adrián Peña fue el protagonista entre los tertulianos del lunes 6 de noviembre. Al lado del presidente de la tertulia, Vicente Almenara, presentó los resultados de su reciente estudio sobre la existencia -o no- real de una democracia en España. Con un método “neutro y científico, sin ideologías, sólo descriptivo y atendiendo a la realidad material y observable”, aseguró, usando la ciencia como aliada, planteó a los asistentes la conclusión de su trabajo. Así, basándose en los datos obtenidos, no tuvo reparos a la hora de garantizar que este sistema de gobierno no se aplica de forma real en el territorio español y que los ciudadanos no están representados de verdad por aquellos que ostentan en el poder.
 
Para comenzar, con toda la atención de la sala puesta sobre él, expuso la definición formal y la definición material que existe sobre democracia para después debatir sobre si la práctica se corresponde con la teoría. Un procedimiento que también llevó a cabo con el término “representación”. Además, planteó su preocupación ante la afirmación de que el 97 por ciento de los países del mundo se denominan democráticos.
 
Centrándose en la definición formal, “que es la científica, sin ideologías u opiniones”, y que dice que “es aquella forma de gobierno donde el pueblo ejerce poder a través de representantes”, comenzó a extrapolar su significado a la realidad de España. Así, llegó a la conclusión de que los partidos políticos del país no representan a los electores y que, además, “no podemos saber quiénes votan a los diputados”, ya que las cúpulas dentro de los mismos y la forma de elegir a los representantes en su espacio interno hacen que el resultado se aleje de lo que los españoles realmente deciden en las urnas. Después de citar algún ejemplo real, puntualizó que los mismos afiliados de las agrupaciones políticas tienen dificultades a la hora de proponer aspectos que no se identifiquen con los ideales de las mismas, “con un régimen disciplinario que echa a la gente, por ejemplo, si está en contra de una opinión del partido”, señaló. Una observación que lo llevó a exponer ante los tertulianos que, probablemente, España esté más ante una partidocracia que frente a una democracia.
 
“Tras la realidad observada, existe una descripción pura de que hoy por hoy en España no hay representación del elector y, por tanto, no hay democracia formal”, aseveró Peña con seguridad. Acto seguido, propuso el sistema que, a su juicio, es el que más se acerca a los ideales democráticos: el uninominal por distritos. De esta manera, citó a Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos como naciones protagonistas de este sistema en la actualidad. “Se trata de votaciones en barrios muy pequeños de cien mil habitantes donde se elige a ciudadanos que se quieran presentar a las elecciones, sea quien sea y sin la necesidad de estar en un partido político en el que le obliguen a tener una determinada ideología”, explicó mientras resaltó que “ahí el poder sería ejercido, realmente, por todo el pueblo porque, siendo afiliados o no, el ciudadano vota directamente al diputado, que a su vez no estará controlado por una cúpula y sólo tendrá que rendir cuentas al distrito que lo vota”.
 
Una vez dado a conocer su estudio y sus respectivas conclusiones, Vicente Almenara dio paso al coloquio sin olvidar mencionar antes que existen realidades muy diferentes entre los partidos políticos, siendo algunos más democráticos mientras otros “no lo son nada”, incluso “decidiendo una sucesión a dedo”, agregó el presidente. Además, hizo hincapié en que el sistema por distritos tampoco aseguraba la perfección.
 
Por alusiones, una de las presentes -perteneciente a uno de los partidos nombrados por Peña con anterioridad- expuso algunos aspectos que definen la forma de trabajar de su agrupación. Así, garantizó que luchan, entre otras cosas, para que se establezca en España un sistema mixto de votación, “porque está abierto a más opciones”, alegó. Por otro lado, recordó la necesidad de que se estableciera el que está operando en la actualidad en la época de la transición española, “porque surgieron muchos partidos y todos se presentaban y elegir otro sistema hubiera dado como resultado un Parlamento demasiado disperso”, pero plantea que “se ha superado esa fase y debería haber otro más cercano a población”. Además, como miembro de un partido, defendió que en su caso particular cada día vive cómo se aceptan todas las aportaciones “que vengan a edificar”, ejemplo de esa otra cara de la moneda.
 
Como para gustos los colores, el debate dio de sí y también había tertulianos que consideraban que la validez de la democracia no puede fundamentarse sólo en la representación, por lo que uno de ellos citó la clasificación de calidad de este sistema publicada por la revista The Economic, “hecha por catedráticos de todo el mundo y con métodos científicos bastante rigurosos”, detalló uno de los presentes, que expuso aspectos que tienen en cuenta, tales como la libertad, la justicia o la seguridad, entre otros. Además, puntualizó que mientras Suiza está a la cabeza de la lista, España está en el puesto 17, por detrás de Gran Bretaña pero por delante de Estados Unidos, Francia y Bélgica. Esfuerzos por hacer ver que el sistema que coordina a los españoles no es tan malo a pesar de sus debilidades.
 
Entre las diferentes intervenciones de los participantes, el protagonista de la velada daba respuestas a algunos de los planteamientos, con el fin de defender su estudio a capa y espada. En esta línea, se mantuvo en que aspectos tales como los nombrados anteriormente se basan en un estado del bienestar “no de la democracia”.
 
Otro punto que se planteó fue si los diputados, una vez elegidos, siguen las indicaciones de sus partidos en el Congreso o, por lo contrario, adoptan posturas por libre. En este ámbito, Almenara destacó que se han conocido muchas indisciplinas de votos -con multas económicas- a diputados que no hacen lo que se les indica desde la cúpula, algo que alivia la afirmación de Peña sobre que los elegidos son representantes del partido y no del pueblo.
 
Una mayoría defendió que la representación política desaparece si no hay una representación por circunscripción, “aunque una vez votado y elegido, no se puede poner la mano en el fuego por nadie”, apuntó un tertuliano consciente de que una cosa es lo que prometen los representantes políticos y otra muy diferente lo que después hacen cuando tienen el poder. Además, también quiso dar valor a la posibilidad que tienen los estadounidenses de “quitar del medio al elegido” si este no cumple con su palabra, una acción que le gustaría que se llevara a cabo en España.
 
Aunque la tertulia se centró, de una manera u otra, en intentar buscar -de forma indirecta- un sistema perfecto para la nación, también hubo muchos que pusieron en valor los aspectos positivos de una democracia que dura ya 40 años. “Tiene cosas que son un desastre, porque se hizo rápido, pero ha durado todo este tiempo”, intervino uno de los presentes. Como respuesta, recibió alguna que otra crítica como que, pese a disfrutar de este sistema, “es de muy baja calidad”, poniendo como principales responsables de ello a los partidos políticos, “que la han destruido sacrificando su concepto”. Por otro lado, otros muestran su total desacuerdo con estos representantes que, por ejemplo, “malgastan nuestro dinero público” o con la “esclavitud” de tener que votar cada cuatro años, aún sin “estar de acuerdo” con lo que hay. “También me gustaría que fuera por distritos, que en algunas ocasiones votan hasta seis veces al año para ver si el representante ha cumplido”, explicó un tertuliano que también garantizó que la afirmación de Peña sobre que los políticos no representan a los ciudadanos “no es cierta”, ya que “somos nosotros los que los elegimos”. En forma de respuesta, otro de los participantes alegó que “en realidad, votamos a los que ellos mismos han puesto ahí, pero no elegimos de verdad, porque lo que hacen es invitar al pueblo a que simplemente vote colores con los que se identifican”.
 
Después de algunas críticas al sistema uninominal establecido en otros países para demostrar que ninguno alcanza la perfección, uno de los participantes se atrevió a decir que los españoles “no son libres”. En la misma línea, otro compañero mencionó el “peligro” que supone que la democracia “no se ponga al día” y no se haga “más democrática aún”, llegando incluso a citar el ejemplo de cómo los nazis lograron acabar con este sistema y llegar al poder.
 
Para suavizar y dar paso a un repaso sobre la actualidad de Cataluña, Almenara dio énfasis a lo positivo de que haya quiénes, como Adrián Peña, piensen “con valentía” en el sistema actual “para intentar mejorar la situación” y no para “obtener privilegios”.
 
 
A vueltas con la cuestión catalana
 
En referencia a la independencia catalana, más críticas al gobierno de España por “falta de mano dura” y una respuesta contundente ante las acusaciones que desde fuera se han llevado a cabo contra España desde que Carles Puigdemont abandonó el territorio nacional para irse a Bruselas. La mayoría de los presentes en la tertulia hablaron de un Estado “dormido” que sólo “habla” pero no actúa ante “golpistas y separatistas” que, según creen, “saben que el Gobierno es débil”. Además, consideran que el presidente de Cataluña debería estar en la cárcel, y que la ausencia de un “partido político sólido” será lo que más perjudique a la unidad de España.
 
Así, mientras algunos opinan que los independentistas “probablemente ganarán”, otros confían en que la ley “se está aplicando” aunque “vaya lenta”, “pero al final pasará como con los vascos, que les ganamos nosotros a ellos”, concluyó uno de los presentes. 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.

Origen de la Tertulia

La Tertulia del Congreso de Málaga vio la luz el 10 de junio de 1991 en El Árbol de Reding por iniciativa de quien esto escribe, quien convocó a algunos amigos para hablar de asuntos de actualidad y de fondo que despiertan la curiosidad intelectual...

Comentarios recientes

No hay comentarios disponibles.

Inicio de sesión

CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.