Una sentencia que incendia las calles. La Manada

Como es usual, Vicente Almenara hace la presentación de esta mesa tertuliana que inaugura el mes de mayo 2018. Tras el receso del pasado lunes 30 de abril (puente del 1 de mayo) se reanuda la tradicional Tertulia de temas de actualidad, como es costumbre ya desde hace 28 años. El tema central de hoy explica Almenara, gira en torno a la sentencia dada en Pamplona en relación al hecho de abusos sexuales de una chica de 18 años por parte de un grupo llamado ‘La Manada’, durante los días de los Sanfermines de 2016. Tal hecho ha originado reacciones airadas de los movimientos feminista, de los partidos políticos y, desde luego, de los medios de comunicación. Sin olvidar que el mismo ministro de Justicia, Rafael Catalá, se inmiscuyó en el asunto, asegurando que el juez que manifestó su discrepancia con los otros dos magistrados tenía algún problema (sin especificar a cuál se refería). Eso ha indignado al Poder Judicial, pues lo consideran una intromisión en la división del Estado de Derecho democrático.
 
Para explicar las diversas posibles interpretaciones de las pruebas aportadas por la defensa y los implicados o acusados, la Tertulia del Congreso de Málaga ha invitado a un juez de lo Penal de Málaga. El hecho ha tenido un amplio calado mediático y social, que transciende el asunto que se ha juzgado y que sigue de actualidad, pues faltan las venideras sentencias cuando las partes involucradas procedan a plantear las respectivas apelaciones a tribunales superiores.
 
El juezcomienza señalando que, al parecer, se ha filtrado el nombre, apellidos y otros datos personales de la víctima, lo cual implica sanciones elevadas. Llama la atención sobre la contestación de las feministas, recordando la actuación que protagonizaron el 8 de marzo, con repercusión mundial en atención y defensa de su papel en la sociedad. El juez inicia su intervención deteniéndose en los aspectos jurídicos más sobresalientes de esta sentencia, que tiene algo más de 400 folios. Tras leer y considerar las diversas partes, resalta tres aspectos nucleares: la calificación jurídica de los hechos, la culpabilidad de los actores y las pruebas de cargo relevantes en relación a los aspectos principales en un juicio en democracia. Esto significa que una sentencia ha de asegurar y garantizar la inocencia de un acusado hasta que se pruebe lo contrario, sin dejar lugar a ninguna duda. Es el sistema moderno garantista para evitar, en lo posible, condenar a inocentes, como sucedía hasta el siglo XIX y comienzos del XX.
 
Acerca de la calificación, aporta el juez los siguientes datos: “En los medios se han publicado noticias falsas que tergiversan el contenido de la sentencia y los aspectos jurídicos. Difunden lo que la masa quiere oír: No es abuso, es violación. Esa distinción no existe desde 1995, el entonces ministro Juan Alberto Belloch sacó adelante un nuevo Código Penal en el Parlamento. Ahora se intenta recuperar el código franquista, que estuvo vigente hasta 1973. El de Bellochestá aún vigente y contempla que la agresión conlleva violencia con la que se doblega la voluntad de la víctima y el abuso va contra la voluntad de la víctima, pero sin violencia.
 
Respecto a la culpabilidad, el juez agrega: “La culpabilidad tiene en cuenta la llamada dolosa o intencional, que puede o no tener el agresor en el acto delictivo. Si el juicio oral no cuenta con esos datos claramente, la acusación no prospera. Por tanto, agrega, la condena no procede. Todo esto se estudia al comienzo de la carrera en la asignatura de Derecho Procesal. Los medios han confundido la agresión con la sentencia real. Ya no estamos en el Derecho medieval. No se trata de cazar y condenar a la hoguera a las brujas o brujos. No se le puede dar la vuelta al Estado de Derecho, que es en el que vivimos. Ahora hemos logrado, en la medida de lo posible, no condenar o evitar que un inocente sea declarado culpable. No podemos cargarnos el Estado de Derecho que tanto ha costado conseguir en España. Para los medios, el tribunal ha afirmado que los hechos no dan cuenta de intimidación. Es posible que no la haya habido. Sin embargo, sí se ha valorado la psicología de la víctima. Ella sintió miedo, una reacción que la empujó a no hacer nada en contra de sus agresores. Pero los jueces no apreciaron pruebas relevantes, no las hubo, de que ellos hayan incurrido en intimidación. Yo os cuento lo que ellos dicen haber visto en los vídeos como pruebas que los llevaron a la sentencia definitiva”.
 
“Hubo prácticas no consentida, pero no violentas en el estricto sentido legal. Hay 15 contradicciones de ella en esos folios. Hay un primer testimonio espontáneo, verosímil. Al ser preguntada por los policías que la atienden en primera instancia en un banco de la calle donde la encuentran llorando, ella explica que le han robado el móvil. En todo juicio existe lo que se llama ‘persistencia incriminatoria’, significa que las declaraciones sean coherentes, verosímiles. El voto particular del denostado juez recoge esas contradicciones y señala la falta de espontaneidad de la víctima. La chica, recuerda el juez, no acusa a nadie en un primer momento. Su primera denuncia es sobre el móvil robado, no sobre su violación. No da el perfil de violación en primera instancia. Por todas esas circunstancias, basadas en las pruebas de cargo, el tribunal no tuvo la suficiente fuerza para dar sentencia absolutoria. No obstante, el voto particular ha incendiado la calle y los medios de comunicación. Creo que hay intereses muy directos en que esto sea así”.
 
 
A partir de aquí se abre el turno de preguntas, observaciones, dudas, afirmaciones de los tertulianos, que, a medida de sus intervenciones, serán contestados por el juez. Se inicia el debate.
Dadme un punto de apoyo, que dijo Arquímedes, recuerda un tertuliano al iniciar el debate, y en el libro de Gabriel García-Márquez, ‘Crónica de una muerte anunciada’, que ante la evidencia de que hay un culpable de deshonrar a una chica, sus hermanos se toman la justicia por su mano y asesinan al culpable, ya que la Justicia no lo ha hecho tal como ellos esperaban. Hay, en aquel caso, como en este que debatimos, un prejuicio que la gente ha establecido y que no va a entender tal sentencia a La Manada. La gente prejuzga y no hay vuelta atrás.
 
 
Vicente Almenara dice que no olvidemos que el gobierno aporta mil millones de euros en cinco años a políticas feministas. El ministro Catalá ha querido ir en esa línea. Otro más interviene. El comportamiento de las instituciones en general. La justicia, dijo un profesor la pasada semana, debía tener ideología, ¿se proyecta tal ideología en esas sentencias?
 
 
El juez explica que el Consejo General del Poder Judicial ha sido parco y de ahí viene la respuesta del ministro, posiblemente. El Poder Judicial pidió lealtad institucional. Habló tras la entrevista del ministro con Carlos Herrera. Y emitieron nota en defensa de los jueces.
 
En su uso de la palabra agrega otro de los presentes: aunque no haya visto las pruebas, una vez leída la sentencia, la opinión mayoritaria y el voto particular, ¿cuál es el más convincente? El voto particular ha sido atacado en las RRSS. Lo del jolgorio, lo han cogido como bandera en contra del juez.
 
El juez señala que eso ha sido descontextualizado. La técnica de valoración de ese juez al ver el vídeo le pareció que los hechos fueron un jolgorio. Los medios no han visto ese vídeo. La intimidación es dudosa y al haber una duda razonable, lleva a la absolución.
 
Las intervenciones se suceden sobre este tema, cuya polémica no ha dejado indiferentes a los ciudadanos, ni tampoco, claro está, a los presentes. Se copian a continuación algunas de las opiniones escuchadas la noche del lunes pasado.

  • Independientemente de las pruebas había un juicio de toda la sociedad y condenatorio.  Dando primacía a la víctima.
  • Se ataca al Poder Judicial. Es uno de los pilares del sistema democrático.
  • No es casual, en lo sucesos de Lavapiés se atacó a la Policía.
  • Para mí, se trata de si la justicia tiene ideología o no. Sí la tiene, aunque los jueces apliquen las leyes.
  • Y están los grupos de presión, que intentan ir hacia una justicia callejera y también de género.
  • En los medios hay especialistas en temas jurídicos y hay intencionalidad en conducir a la opinión pública.
  • En un juicio no se juzga a la víctima, pero ella tiene que probar su acusación. Se regresa a legislaciones anteriores.

 
El magistrado sostiene que antes los delitos a la libertad sexual tenían una impronta contra la moral pública. Ahora, la izquierda actual propone volver a la moralidad de antes, y eso es un retroceso.
 
Otro tertuliano afirma lo que acaba de decir el juez. El problema catalán está involucrado en el asunto de la sentencia, para los catalanes es bueno desacreditar a los jueces. Es un proceso que ha calado a escala internacional. No hay ideología en los jueces, aunque sí la hay en las leyes, que son aprobadas por parlamentarios de distintos partidos. En España la politización es desmedida.
 
El juez aprovecha para recapitular ante las intervenciones que se han ido exponiendo.
 
Ya no se sabe hasta dónde se puede llegar. Vamos a tener que hacer como en Suecia, pedir un papel firmado donde te autoricen a tener una relación. Los cincos autores pueden haber sido conscientes de que hacían intimidación o no. En este caso, la víctima no declara agresión. Los tres magistrados pueden haber creído que aquello empezó con uno o dos, pero el estado etílico de la víctima provoca que no pueda oponerse, que ella no controla. Cuando esa chica está con su abogado preparando la defensa ha debido aclarar esto, pues su abogado debía saber que la defensa iba a ser dura, muy dura, tal como lo fue. Ella ha sido honesta.  En su declaración inicial a la Policía, dice que no ha sido coaccionada.  Eso marcó la deliberación.
 
El magistrado sostiene que faltan elementos de juicio, una vez que ella se volvió pasiva ante el hecho, no se puede probar si los cinco lo sabían, es decir si entendieron que ella consentía.
Vicente Almenara dice que los acusados han sido condenados a 9 años. La defensa pidió 25 años. Ahora insisten en esa condena quienes no están de acuerdo en la cadena perpetua revisable, cuanto menos curioso.
 
Alguien opina que la perspectiva de género ha distorsionado todo. Ahondando en las circunstancias comparativas de anteriores casos, otro interviniente se pregunta cómo se eligen a nivel mediático estos casos. Seguramente, porque venden mucho, apunta otro tertuliano. Y sigue el anterior, poco a poco se desliza la opinión pública hacia la tesis de que la mujer tiene razón, es que lo ha dicho una mujer, afirman las feministas como argumento de autoridad. Hay otros casos, Juana Rivas, que fue condenada por secuestrar a sus hijos, los jueces dieron la razón a su marido italiano. Los chicos de la Feria de Málaga, que fueron absueltos gracias a un vídeo, donde la supuesta violada consintió. Los dragqueen que violaron a un chico de 20 años, los condenaron y después los indultaron. Pero este caso de La Manada ha tenido una repercusión mediática extraordinaria, fuera de lo usual.
 
El juez manifiesta que “me enseñaron a que ante todo somos los garantes de los derechos de la ciudadanía. Ese es el objeto del proceso penal. Recuerdo al Estado contra el Conde de Montecristo. En el caso de La Manada pedían 24 años. Para esa condena había que tener pruebas irrefutables”.
 
Vicente Almenara dice que hay algo que coincide con este caso y es la agresión a los guardias civiles y sus compañeras en Alsasua, que no han sido defendidas por las feministas. Esto no era una violencia de género, dicen ellas; pero eran sus novias y por eso, por su condición de mujeres, de novias de los guardias civiles las apalearon. Los etarras y los yihadistas no producen protestas del movimiento feminista.
El juez afirma que “todo lo que digo es que yo no he visto el vídeo. Y lo que hayan dicho quienes no lo hayan visto no merece crédito”.
 
Vicente Almenara agrega que la mayoría de los 5.200 jueces españoles no han dicho nada en contra de la sentencia, se supone que son los que saben juzgar, no cualquiera que se atreve a opinar sin fundamentos.
 
 
En la continuación, y ya casi para finalizar esta primera parte de la Tertulia, pide la palabra otro de los presentes. Esas juezas, tres que han discrepado de la sentencia, son de Cataluña, Vigo y País Vasco. Le reprochan a la sentencia que no haya tomado en cuenta la edad de la víctima.
 
Vicente Almenara informa que los vídeos fueron difundidos por La Manada en su momento. El juez subraya que si se han divulgado es un delito. Todo lo que sea violar la identidad de una supuesta víctima es un delito. La defensa va a tener problemas. Otro tertuliano comenta que una cosa es la legalidad, y otra cosa es el abuso de estos cinco tíos de La Manada que son unos salvajes. Desconozco desde el punto de vista psiquiátrico qué placer pueden obtener el acto en comuna. Pero se ha mezclado el debate público entre ese juicio moral y el legal.
Vicente Almenara da cuenta de que uno de los acusados es Guardia Civil y otro militar y eso es inadmisible en unos servidores públicos. Otro tertuliano afirma con contundencia que “ella se hincó a los cinco. Ellos no supieron que ella no quería”.
Vicente Almenara sostiene que independientemente de ella, creo que no están en un mundo moral esos cinco tipos ahora condenados.
 
El juez da su opinión de que le parece que “es una salvajada lo ocurrido, pero que ella llevaba una gran proporción de alcohol en sangre y que ellos disfrutaron con una chica que no tenía capacidad de elegir. No se puede dictaminar si gozó o no, porque estaba en un nivel de inconsciencia”.
 
Finalmente, otro de los asistentes, dijo que “que haya militares, me da mucha pena, pero nos han tocado unos canallas. Y para referirme a la novia del teniente de la Guardia Civil, que es de Alsasua, han cerrado la tienda de sus padres y sus amigas la han dejado por ser novia de un guardia civil.
 
Otro, tertuliano, médico, agrega que “lo único psicopático que hacen ellos es el exhibicionismo de grabarlo y publicarlo. El sexo en grupo no es patológico, desde el punto de vista psiquiátrico, no lo es. Ellos, al parecer, no fueron conscientes de haber violado, sino de haber tenido sexo en grupo”.
 
Otro tertuliano apunta que al ocurrir el hecho la Policía los detiene y el alumno de Guardia Civil entrega su vídeo voluntariamente, sin conciencia de un delito. Si hubiera sido un juicio con jurado popular, al ver el vídeo podría haber dado una sentencia igual a la del juez disidente.
 
El debate continúa poniendo el foco en las declaraciones del ministro, que afirmó, sin explicarlo que el juez del voto particular ‘tiene un problema singular’, pero sin aclarar cuál es ese problema.
 
El juez invitado explica que si quería referirse a que estuvo retirado o de baja por problemas laborales, o por el retraso de sus tareas pues todos los magistrados hemos tenido en algún momento esos retrasos en nuestro trabajo.
 
Almenara opina que las palabras del ministro son deleznables, que haya aludido a cuestiones personales de un juez. Las declaraciones del ministro son inaceptables, dice el juez. Si ese juez estuvo de baja o incapacitado debe ventilarlo las instancias correspondientes. Si el ministro se cree la división de poderes debe tener pulcritud absoluta en estos temas.  
 
Otro de los presentes agrega: El ministro es cobarde, ¿porque no deja el cargo? ¿Qué significa que tiene ese juez ‘un problema singular’, que es eso? Julia Otero afirma que era que veía mucho porno. Margarita Robles, que no se había leído la sentencia, pero que no estaba de acuerdo. Pedro Sánchez la desmintió.
 
El juez dice que “algo raro pasa cuando el ministro de Hacienda -que sabe que los abogados del Estado han dicho y probado que hubo malversación de caudales públicos en el proceso catalán- sostiene lo contrario. No sé qué es más grave, si pensar que lo hizo sin intención o a propósito”.
 
 
Entre otras intervenciones, se dijo lo siguiente, ya en forma resumida:
-Con Carlos Herrera el ministro de Justicia negó lo que dijo del juez.
-Estamos en un final de ciclo.
-Yo creo que el PP se ve en un callejón de salida, por lo de Cataluña. Han dejado que la justicia siga su misión, pero ellos han dejado de hacer lo que les correspondía.
-El presidente del Gobierno se defiende mejor como presidente en los casos en los que está incurso más que como ciudadano de a pie.
-Este ministro, el de Justicia, es incompetente. Intenta abrir una vía de agua en la labor de los jueces.
Vicente Almenara opina que “esto le pasa al ministro por correr con las masas, a mí no me pillan como a los fachas de mi partido, debió pensar. Y se alinea con las feministas. Se pone a correr en los Sanfermines”.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.

Origen de la Tertulia

La Tertulia del Congreso de Málaga vio la luz el 10 de junio de 1991 en El Árbol de Reding por iniciativa de quien esto escribe, quien convocó a algunos amigos para hablar de asuntos de actualidad y de fondo que despiertan la curiosidad intelectual...

Comentarios recientes

No hay comentarios disponibles.

Inicio de sesión

CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.